¡¡¡Vaya mes!!!

Ha pasado aproximadamente un mes desde el último parto. Lo fácil sería entrar en cuestiones políticas que las ha habido de sobra y muy sustanciosas, o de cómo va la liga de futbol, pero ya se sabe que uno esquiva estos aspectos.

Poco antes de Semana Santa le hice una revisión al capirote de nazareno, un cambio de aceite, engrase, presión de las ruedas, y a procesionar con tranquilidad salvo que algún manguito me diera la sorpresa. Ahora ha vuelto a su templo hasta el año que viene que estaremos en lo mismo; gentío, cochecitos de niños intercalados taimadamente que, además con frecuencia llevan un enorme globo incoherente con la Semana Santa atado al manillar, pipas, mucha gente comiendo pipas como en los cines de verano de antes, bandas interminables de cornetas y tambores, las primeras a veces tocando melodías eternas, auténticas melopeas; entre los tambores no se porqué siempre va alguien de volumen enorme en algún bombo y con gesto de decir "sus váisanterar". Y si llueve y la procesión sufre alguna interrupción, más de uno llorando abrazado a la novia gimoteando "no hay derecho, no hay derecho". Se comprueba la falta de administración de Justicia, ateísmo y desconsideración por parte de las borrascas y de los frentes de lluvia. De la cera  de las velas penitenciales ni hablo, ya en su día siendo concejal de la cosa advertí suavemente sobre ese problema y poco más que me excomulgan, hasta en el ABC me dedicaron un artículo poniéndome de todo menos bonito.
De todas formas, el que suscribe no quiere ser hipócrita y confiesa que alguna procesión ha visto, un par de ellas y de mi barrio que para eso roza la saturación semanasantera.

Otras cosas:


Una foto coral para empezar; grupo de jóvenes de primero y cuarto de ESO a los que impartí una charla titulada "Nosotros y Darwin". Instituto Zaidín-Vergeles de Granada; mi compañera y amiga ya jubilada Ángeles Rubio, a la derecha delante del esqueleto.


El menda dias antes en la Facultad de Físicas de la Universidad de Lyon junto con otra compañera y amiga, Teresa Juan, que además iba de traductora. Obsérvese por el occipucio que la edad de los asistentes difiere de los de la anterior audiencia.

No es por autobombo, pero en ambas y con tan dispares enfoques, parece que la faena fue de dos orejas y vuelta al ruedo. Comento.
En la "francesa" la cosa iba de los materiales de Historia Natural de origen francés que nosotros poseemos y son prácticamente desconocidos en Francia. Teresa tradujo e intervino de perlas, incluso algunos golpes de humor que me arriesgué a decir ante un publica nada acostumbrado a ello en las conferencias y que desató varias ocasiones de carcajadas (informo que en francés las carcajadas son muy parecidas al español). Por si alguien quiere bichear, han colgado un video con la conferencia entera salvo el coloquio en la página www.aseiste.org.
La charla en el Instituto, personalmente aunque la disfruté una barbaridad, me fue más difícil ya que eran tres capítulos en uno. Por indicaciones del anfitrión, Antonio Quesada, una parte sobre Darwin y evolucionismo, cómo se introduce en España y papel de los Institutos en la época, otra sobre García y Álvarez el catedrático del Padre Suárez al respecto, y otra sobre como conformé el Museo con la herencia patrimonial debida a este catedrático. Y todo a alumnos de la ESO de los que podría suponer que la verborrea quizás les superaría. Pues parece que no, muy atentos, muy preguntones al final, lo que es buen parámetro, y quisieron hacerse la foto de más arriba conmigo.
Añado esta imagen con el anfitrión y con Ángeles, en su día les di clases (que mayor soy) y siguen siendo grandes amigos:


No tengo que decir quien es quien.

Ya ahora algunas imágenes del Museo de mi antiguo Instituto:


Curioso ejemplar de "tiburón cerdo" o "cerdito". Hubiera sido mejor que en la imagen fuera patente la boca, pero sirve el observar la estructura de las aletas.


Dos cuerpos que comparten una sola cabeza; una monstruosidad que supone una magnífica ocasión para comentar a los visitantes lo negativo de las endogamias.


Ojo, sin prisas, mejor llamarlo "Chicharra" que pez volador. Un bello ejemplar y se confiesa, fue restaurado por nuestro Albertini, Alberto Michelon, que estaba el pez para hospital de urgencias.

Y nada más en este dos de mayo, que me imagino que en Madrid estarán muy entretenidos con el protocolo de los actos.

10 comentarios:

  1. Luis, puedes estar bien orgulloso, "le pegas" a todo, como decimos los canarios, tanto al público adolescente como a los maduritos franceses.
    Supe solventar, al ir como traductora, las bromas que improvisas,tus lectores te conocemos. Y es verdad, que relaja el ambiente al escuchar las risas inesperadas en este tipo de actos.
    A seguir con tus actividades y el humor que las acompaña.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Teresa, pero humor aparte, en lo de Lyon jugaste un papel espléndido.

      Eliminar
  2. Y algunos nos llamán jubilados...!!!
    Un fuerta abrazo.
    José Luis

    ResponderEliminar
  3. Más que jubilado pareces un trabajador a destajo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Ya ves que de competencias, las básicas. Ahí queda eso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por la intervención, pero lo de básicas, lo multiplico por la altura y lo divido por dos.
      Lo de "competencias", con todos mis respetos nuca lo he terminado de entender; conozco a competentes y a INCOMPETENTES, lo otro (competencias) me suena casi a bélico.
      Es que cuando los argentinizados se ponen a etiquetar se crecen. Insisto y dejando la guasa, que muchas gracias, que entendido, y que mientras el juanete, una rodilla que de vez en cuando me da la lata y las almorranas no enturbien las dos neuronas que me quedan (muy) activas, seguiré en esta brecha. Los alumnos se lo merecen, y los de hoy son lo mismo, sólo que el sistema los va desvirtuando si no se ponen remedios.

      Eliminar
  5. Enhorabuena Luis por tus intervenciones. Cada ves es mas necesario que los alumnos/as actuales escuchen el discurso y el saber que tu tienes. Reitero mi enhorabuena
    Paco Cruz

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Paco, la cosa es que tanto estos alumnos, como cuando enseñaba el Museo, al final me decían ¿Y hoy porqué no se enseña así?. Sin comentarios.

      Eliminar
  6. Tu cabeza no puede parar porque tienes las facultades intelectuales como recién pasada la ITV, quizá sea de tanto usarlas (como el amor). Lástima de las miajas de malafollá granadina que se te han pegado. Un abrazo desde Lucerna.

    ResponderEliminar