Carnet de tonto

 Pues voy a intentar seguir con mi línea de no abordar cuestiones ni de política ni de fútbol, de ser lo más "políticamente correcto" posible (que aburrido), y como lo que me queda que no es poco, es reflexionar sobre este verano 2020 tan curioso, llamémoslo así, pues ahí va.

No se dónde los dan, pero deberán estar ocupadísimos en las oficinas de expedición del carnet de tonto.
De manera que el yanqui "pelopanocha", sin mascarillas, con su ejemplar conducta antivírica está sirviendo de ejemplo a no pocos negacionistas. 
Pues la cola en la oficina del carnet de tonto (en lo sucesivo OCT) es bastante larga con este personal.

No acaba aquí, sigue y llega intentando colarse eso si, el apadrinado por Viscontti, si, ese fue el padrino de Miguel Dominguín Bosé, más conocido por Miguel Bosé cuya madre (D.E.P.) ha fallecido recientemente por ese virus. Lo malo es que él quiere un carnet de tonto "Honoris Causa" y cuando le ha tocado el turno ya no quedaban, se los han dado a los homeópatas e integrantes de ese colectivo de supuestos "Médicos por la verdad", de esos que curan con chupitos de lejía. Veremos si por el afán de protagonismo ahora se dispersan entre que es mejor la lejía "El Conejo" o "Los tres sietes", o más aún, uno que ofrece una lejía de solera al módico precio de un güebo de euros el botellín, ojo, garantizada la cura no sólo del virus, también de las paperas, de los juanetes y hasta del mal de ojo. Que fauna.

En dicha OCT,  los carnet de tonto normales, los ordinarios, son casi siempre expedidos para estos nefastos aprendices del Dr. Victor Frankenstein. Digo aprendices por dos motivos, uno porque tienen la edad propicia, suelen ser jóvenes (aunque algunos no tanto), en la edad acostumbrada de calificarse de aprendices; el otro porque no aciertan bien en la Anatomía como si lo hizo Victor Frankenstein. Puso los ojos en las órbitas correspondientes, sus manos al terminar los brazos, las ventanas nasales al acabar la nariz, no se si otro órgano impar en su sitio, no tengo datos para dudarlo, pero lo que no hizo fue confundir los accesos y troneras respiratorias. No sabía que estos tontos en la cola de la OCT respiraban por el mentón, por el olécranon (el codo) o por el carpo y el final del cúbito y el radio, topografías anatómicas demasiado frecuentes en ser  mascarillódromos. Que a Don Víctor el resultado le quedó feíllo lo reconozco, pero si hubiera que ponerle mascarilla seguro que lo hacía a los lugares oportunos.

Y otra, la profusión del uso de la mascarilla como soporte de ideología política. Si fuera virus, que en algún sentido remoto puedo serlo, ante una de estas mascarillas, antes de intentar atravesarla me hago consideraciones del tipo: "Vade retro", que se puede liar y llevo las de perder, que ahí esta Sancho el Fuerte y no quiero que me pase como a Miramamolín, que me lo avisa esa bandera, que se puede repetir la Batalla de El Salado. Fuera virus. 
Estos andan merodeando por la cola de la OCT y no saben si ponerse o dar vueltas.
Yo por si las moscas me he agenciado una del bar de un amigo que se llama "El Sota" y que lleva impresa a la sota de copas. Cada cual con su humor y con lo suyo.

Un hecho que ha ocurrido estos días y que no quiero que pase inadvertido es que este verano se ha sustituido la voz "Chanquete ha muerto" por la de "Messi se va". Rios de tinta. Una vez más se cumple aquello de "Quien mira al gusano, pierde el eclipse".

Vamos a dejarlo no sin antes reconocer un fallito en la entrada anterior, advertido por dos sufridores de la ingente legión de integrantes-seguidores del blog. Escribí Beethoven con uve doble (la verdad es que en alguna ocasión también lo he visto), pero reconociendo y corregido el fallo, procedo a imponerme una cruel penitencia de la que espero sobrevivir. Voy a atarme a la silla y a oír una casete de El Fary.

Las imágenes:


Pues se trata de la última directiva de la ANDPIH que presidí, casi una foto de despedida en las Jornadas de Mieres donde el menda no se presentaba a la reelección, y con él tampoco Juan Leal ni Antonio Prado. Mary Luz sigue de secretaria. Falta la vocal, Ana Esther, que en el momento de la foto estaba en el centro ya que era la anfitriona de dichas Jornadas y estaba liadísima. Juan Leal, el vicepresidente saliente, en el centro de los tres varones, Antonio Prado, el tesorero, con sus gafas oscuras, y el de la pipa ya se sabe. Más que una directiva, un grupo de muy buenos amigos coincidentes en muchos criterios. Seguimos siéndolo.

Y ahora un bichito del Museo:


Tengo abandonado este grupo de aves, las Limícolas, para abreviar, se llaman así por su querencia por los limos, suelos fangosos, orillas, marismas y así. Se trata de un magnífico ejemplar de "aguja colinegra" (Limosa melanura). No son especialmente vistosas salvo por el pico, muy especializado para capturar bichitos ocultos o semiocultos en el fango, pero muy indicativas de valor ecológico.

Otro bichito, o no tan bichito:


No digo lo de "no tan bichito" por decir, la concha tiene más de treinta centímetros de diámetro. Es una madreperla impresionantemente bella y vistosa, hasta se le ven en el nácar algunas perlas en formación.
Es la Pinctata maxima como puede leerse.

Y un cacharrito, un instrumento de Física:


Un bellísimo "Prisma de líquidos", se le puede llamar también poliprisma de líquidos. Como se ve, tiene varios compartimentos. La finalidad es llenarlos con diferentes líquidos para observar los distintos índices de refracción al incidirles un rayo de luz y proyectar en una pantalla. Aconsejan que uno de los líquidos a usar sea el sulfuro de carbono ya que el espectro que da es vistosísimo y muy amplio; personalmente lo desaconsejo ya que huele fatal, era el componente de las "bombillas fétidas" y líquidos hay para elegir un montón. Es un aparato interesante de sobra por lo didáctico.

Y nada más, hasta septiembre. Como siempre, paciencia.




10 comentarios:

  1. Siempre en la línea amena, inteligente y anecdótica a la que estamos acostumbrados.
    En la larguísima cola para obtener el Carnet , observo una contención forzada por no hacerla eterna y con DNI concreto. Como siempre con sal y pimienta.......pero un SEÑOR.

    ResponderEliminar
  2. Ayer, en la Playa de Riazor, compartí baño creo que con un Cormorán que me recordó a la Limicola.
    Abrazos
    Mercedes

    ResponderEliminar
  3. Pues atención, que por lo que se ve, el numero de tontos aumenta sin parar

    ResponderEliminar
  4. Si, hay q insistir en su buen uso y sustitución.Respecto la práctica con el prisma de líquidos es muy interesante incluso pictóricamente.Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. La limícola preciosa, me encantan. Sobre las mascarillas y negacionistas no entro, ya bastante tenemos con sus ocurrencias. Me gusta mucho el comentario de la foto, son amigos además de haber sido los miembros de la Junta Directiva. Muchas amistades se han creado con la Asociación y continuamos compartiendo buenos momentos.
    Un beso Luis

    ResponderEliminar
  6. La tontuna, como el covid, es muy contagiosa. Y, a pesar de que quieras ser "políticamente respetuoso", muchos tontos dirigen este país.

    ResponderEliminar
  7. Brillante como siempre, pero hiy6, además, hilarante. Casi lloro de la risa. En este país no cabe un tonto más, tu siempre Alumno, Paco Torres.

    ResponderEliminar
  8. Pues como me dispongo a redactar un nuevo "parto" como entrada, quiero agradecer vuestros comentarios. Advierto que seguiré eludiendo, al menos se intentará, cualquier alusión política ni futbolística, y los que me conocen saben que sí tengo posturas al respecto. Pero no creé el blog con esa finalidad.

    ResponderEliminar
  9. Precioso artículo e imágenes; el paseo que nos ofreces por la joya del Museo Ciencias del Padre Suárez es antológico como todas las veces que lo visité bajo tu manto, santo y seña. Jornadas inolvidables. Eso sí, aprovecho para aplaudir a homeópatas y similares de los que doy fe personal de sus excelentes resultados siempre y cuando caiga en manos adecuadas y especializadas como el resto de la profesión médica "oficial". Hay de todo en todos lados, abrazos siempre!!

    ResponderEliminar