Cehachecuatro

Como he estado casi un mes sin tocar este blog, comenzaré por dar algunas explicaciones, pueblo de Naval Del Río, y lo haré con imágenes:

Pues si, Galicia, y concretamente Lugo el día 23 de este mes. Junto con mi compañero de viaje, Pepe Sánchez Prieto, aquél que por los setenta fue alumno, luego compañero, gran profesor y muy buen amigo, recientemente jubilado. El sitio en Lugo es intramuralla, subiendo a la izquierda esa cuesta, una edificación restaurada y convertida en «hotel con encanto», aunque no se exactamente a que viene el poner esa denominación de moda; excusa para encarecerlo me parece. En ese caso no discuto lo encantador de la entrada, pero investigando imágenes de las habitaciones se me antojan un batiburrillo de muebles discutibles.

Y otra: sería incoherentemente ingrato el no incluir a nuestro anfitrión Antonio Prado, el de la bolsa, ilustre lucense e inolvidable compañero de la directiva de la Asociación Nacional de Institutos Históricos.
Ha sido un viaje reconfortante como suelen ser las escapadas gallegas. Muchos kilómetros, eso si, pero merece la pena. Como decimos ahora «se ha desconectado», incluso de este blog, aparte del cerco agresivo existente: ni ordenador, ni televisión, ni manifestaciones (que está habiendo alguna que vaya…). Sólo Galicia y ratos con amigos.
Por cierto y aviso: sin entrar en consideraciones sobre la restauración de la Catedral De Santiago y del Pórtico de la Gloria una cosa es cierta, hay que pagar hasta para santiguarse, ahora son dos estructuras separadas en la visita lo que hace que pierdan sentido, pero naturalmente supone unos ingresos al igual que para salir de la Catedral, obligadamente es por una tienda/librería que evidentemente sugiere otra fuente económica…tufo mercantil por todos lados.
Santiago lleva tiempo en la brecha de «parque temático», cuestión que debe corregirse, que el casco antiguo no es tan grande, y los ríos de personas hasta media tarde son insufribles, de forma que a disfrutarlo antes de las once de la mañana o al atardecer, que tampoco es moco de pavo.
Por eso me fui tempranito al Parque de la Alameda y me senté junto al Marqués de Bradomín, que aunque como carlista no le tengo simpatías, prevalece mi admiración:

Ojo, que él también estaba fumando, que tiene un cigarro en su mano derecha.

Después del viaje me vacuné, tercera dosis, no se si porque anteriormente había cumplido años o por la suma eficacia de mi sistema inmunológico (uno, que está hecho así), me puse a parir. En cada dosis los efectos han sido progresivos, y en ésta literalmente me han dejado fuera de juego. Pero indiscutiblemente había que hacerlo. No le voy a hacer caso a ese catalán negacionista que dice que se arregla con chupitos de lejía, además no especifica marca, si Conejo, Los tres sietes…las cosas que hay que oír.

Pues ese título de la entrada, «Cehachecuatro», estaba pensado hace días. Desde que se puso de moda, otra de las que surgen, criminalizar a las vacas. CH4 que es a lo que nos referimos, con el subíndice no es ni más ni menos que la fórmula de ese metano, también conocido clásicamente como formeno o gas de los pantanos, en minería el temido grisú de las minas de carbón, e industrialmente como Gas Natural. Pues no, al parecer son los pedos de las vacas los máximos responsables. No digo que no suponga un aporte importante de ese hidrocarburo a la atmósfera el subproducto de la actividad digestiva vacuna, pero se me antoja un desvío de atención de otros auténticos emisores masivos y bastante «venenosos». Cuando veo esas gigantescas chimeneas de grandes industrias, sin la más mínima protección o sistemas de filtrado, pienso que a cuantas vacas leyéndose simultáneamente equivaldría en un minuto. Billones por lo menos. Y eso si, concretamente respecto al metano, se pasa de puntillas sobre la emisión de los purines de las macrogranjas de cerdos, como si no emitieran y mucho. Habrá que ver el porqué de las prioridades en la criminalización.
Dado el carácter combustible del dichoso metano, se me viene a la memoria la escena de «Amanece que no es poco» cuando un magnífico pedo echa a arder. Deja chico al alarde del Petoman, aquel individuo que iba por los cabarets y que presumía de apagar una vela a un metro de distancia gracias a un solemne pedo. Casi como uno que me conozco en estos tiempos escupiendo huesos de aceituna a diecinueve metros. Vaya pedigrí.

La manipulación del cuidado del Medio Ambiente está llegando a límites de escándalo. Ahora ha surgido la polémica sobre si cuidar a las «cotorras argentinas», las que vuelan, las otras a soportarlas aunque no se lo merezcan, o cargárselas por la invasión e interferencia que suponen en el medio ambiente urbano. Personalmente me inclino por la eliminación por muchos motivos, pero la solución adoptada por el Ayuntamiento de Madrid me parece algo salvaje. El contratar a individuos con armas de perdigones e ir como Lee Van Cleef por los parques a tiro limpio, puede que a algunos hasta le produzca una satisfacción nostálgica, a mi me repugna. El fin nunca justifica a los medios. Seguro que con una consulta científica se sugieren otros procedimientos, a pesar que en otras latitudes pero de ideología similar, se ha propuesto incluir a la caza como asignatura. Si es que unas cosas van de la mano de otras, y mientras algunos ecologistas poniéndolo en bandeja por su transformación en «ecologeros».

Menos mal que se aproximan estas «fiestas entrañables» (ya dije alguna vez que se llaman así porque te remueven las entrañas), y tras esta engañifa estúpida e importada del «blakfridei» (como la del «jalloven», han llegado las colonias con un fondo de voz entre imbécil y etílico y modelos anunciando que olamos mejor, que echamos al parecer mucho peste y no hacemos cabriolas en las paredes de un faro, o estamos en una barca en bañador con cara lasciva. Se nos considera imbéciles, pero no sólo a nosotros, es colectivo, como debiera ser la distribución de vacunas para el tercer mundo, ah!, eso si que no, que no se gana dinero. Las guardamos, dejamos que se pasen de fecha, les daremos con bulla préstamos para que nos las compren y ya les llegarán.
Lo dejo que pierdo el optimismo.
Paso a las imágenes de enseres del Museo del Suárez:

Pues como en la entrada anterior, alguno de mis fieles y sufridos lectores se sorprendió por la existencia de nutrias en estos parajes, ahora le endoso al personal esta imagen de un magnífico ejemplar de marmota, que zoológicamente no tiene nada que ver con las nutrias, ya que es un roedor más emparentado con las ardillas, son las primas gordas de pueblo de éstas últimas. El ejemplar procede de los Alpes, en el XIX no las había por aquí aunque recientemente (no comparto la decisión) se intentan introducir en los Pirineos.

Este curioso ejemplar, Felis mitis según la clasificación de la época, correspondería a un «gato vivérrido», lo de vivérrido es por su parecido a las viñetas, auténticos vivérridos, aunque la dentición es gatuna y de ahí el nombre, bueno, uno de los suyos, porque puede dársele aunque no corresponda fielmente el de civeta. Oriundo de Brasil, es posiblemente el ejemplar más antiguo del Museo ya que bajo la peana aparece, al igual que en otros una fecha, la de 1745, y posiblemente proceda de los que quedaban con anterioridad en el Colegio Mayor San Bartolomé antes de la ubicación del Instituto. Mendizábal al canto.

Y por último algo de Física, bueno, esta vez de Química:

Como en la entrada anterior (Vexilología), inserté el cartel/anuncio de mis compañeros franceses sobre los aparatos artísticos y magníficos que habían estructurado una exposición envidiable, me dije, nosotros también tenemos cosas artísticas, no nos amilanemos, y buen ejemplo son estas gradillas para pipetas, una muestra preciosa con diferentes pipetas de vidrio. Artilugios que hoy día están sustituidos por unos de plástico «más funcionales», carentes de todas estética.

Y os dejo que me pilla diciembre. A vacunarse que no pasa nada. Abrazos, besos y arrumacos.

16 comentarios en “Cehachecuatro

  1. Jose E Moratalla Molina

    Querido amigo Luis , como disfrutas de tu » paseo » gallego, estás como niño con zapatos nuevos ; se percibe en tus fotos y se lee entre lineas, me alegro mucho.
    Siempre que te leo, trasladas una sensacion de fluidez , ingenio y agudeza. Gracias por añadir con maestria unas gotas de lucidez, simpatia y estilo a esta época que nos toca vivir, tan monótona, dura y casi eterna. de vacunas, encierro y precaucion .
    Un abrazo

    Responder
  2. Antonio Prado

    Querido Luis: Aunque algo tarde, no podía faltar una nota de tu anfitrión lucense. Fue un placer vernos después de dos largos y tristes años y conocer a tu alumno y compañero Pepe. Espero que, además del paseo por la ciudad milenaria, no os haya despedido con hambre, porque ya sabes el slogan:  ¡…y para comer, Lugo! . Mi deseo es que no tardemos tanto en vernos otra vez y, mientras, gracias por compensar ausencias con este entretenido blog que seguiré leyendo (y aprendiendo) con mucho gusto.

    Responder
    1. Luis Castellon Serrano Autor

      Querido Antonio, muchas gracias por intervenir y por los agasajos lucenses de todo tipo. Un diez como anfitrión, como de costumbre. Se procurará no estar sin ir tanto tiempo. También procuraré que este paritorio siga entreteniendo sin grandes pretensiones literarias. No doy para tanto.

      Responder
  3. Carmen M.

    Querido Luis, muy ingeniosas y amenas tus reflexiones sobre la actualidad. Tu crítica al negacionismo, como indicas todo solucionado con los «chupitos de lejía» !ya les vale!.
    Me encanta la frase referente a la catedral «hay que pagar hasta para santiguarse» pues como siempre: ¡con la Iglesia hemos topado!.
    Ni que decir del Ayuntamiento de Madrid, con sus métodos en este caso la caza de cotorras pero también en este momento con el derroche en la iluminación de las calles mientras los de la Cañada Real están sin luz desde hace un año.
    Estoy esperando tu felicitación del Año Nuevo que siempre me sorprende gratamente.
    Un abrazo

    Responder
    1. Luis Castellon Serrano Autor

      Gracias Carmen por intervenir. Lo de Madrid con las cotorras es que me lo pone en bandeja; cuidado con ir con armas por mitad de la calle matando cotorras. En fin, la próxima será que vayan vestidos como Gary Cooper por mitad de la calle Preciados.
      La Felicitación de Navidad de está cociendo. Llegará.

      Responder
  4. Teresa

    Luis, la verdad es que siempre me sorprendes, con todos los temas que vas tocando de esa forma tan fina y aguda con tus referencias. Po ejemplo, a la tienda/librería, este método ya ha llegado hasta a la iglesia, como dice Carmen, Con la iglesia hemos topado. Se ha extendido esta práctica de salir de museos por la tienda. Lo vi por primera vez en Londres, en el 2000 pero ya ha llegado a todos lados.
    Me alegro que hayas disfrutado Galicia y más todavía el que hayas ido con un exalumno que hoy es profesor jubilado. Dice mucho de ti el conservar esta amistad tan duradera.
    Un abrazo

    Responder
    1. Luis Castellon Serrano Autor

      Teresa, gracias por intervenir e incluso complementar, ya que haces la alusión británica a las tiendas/museos, mi experiencia fue que los Museos de todo tipo eran absolutamente gratis, si bien a la salida había una urna a manera de hucha por si querías colaborar. Son matices relevantes. La Iglesia católica, a cuyo mantenimiento patrimonial contribuimos todos de una forma u otra, creo que debería ausentarse de los mercantilismos.
      Pepe no es mi primer alumno jubilado, pasa que empecé muy jovencito a dar clases, precoz que era uno. La amistad con Pepe es afortunadamente con muchos otros, todos excelentes profesores hoy día. Con Pepe además lo fue con sus padres.
      Abrazos y suerte en las Canarias.

      Responder
  5. José Melero

    Queido Luis: parece que tu desconexión virtual lucense, además de saludable por el encuentro en persona con los amigos, te ha proporcionado el privilegio de la vista en perspectiva, aunque sea pasajera, del caldo mediático/mercantilista en el que todos nos cocemos a fuego lento. No sé si soy pesimista o realista (me decanto más bien por lo segundo), pero no puedo dejar de advertir que cuando hablamos de la «gente» -como eufemismo de multitud aborregada y acrítica-, a los ojos de cualquiera que no sea yo mismo, formo parte de la misma al igual que los otros lo hacen cuando yo soy el observador. Vivimos en un laberinto de ratitas construido con reclamos y anuncios. Si no picamos con una cosa lo hacemos con otra. Tengo la resignada sensación de que apenas hay escapatoria de una situación ecologicamente irracional, de un egoismo tribal sin límites, de un consumo de todo tipo de productos de los cuales los simbólicos son los menos percibidos pero los más capciosos. La Navidad es la apoteosis de todo ello. Personalmente, intento encontrar una postura personal frente a esta avalancha, pero muchas veces me siento indefenso. También lo dejo porque, como tú dices, corro el peligro de perder el optimismo. Abrazos y besos (estos no tengo dudas de que son de verdad).

    Responder
    1. Luis Castellon Serrano Autor

      Pues si, hemos sustituido «gente» por personas, sin ser conscientes de que nosotros integramos a esa «gente». Y coincido en que es difícil mantener un optimismo hoy; por mi parte no sólo lo procuro sino que intento difundirlo en la medida que puedo. Pero no olvides que «un pesimista es un optimista informado», lo cual no comparto totalmente, ya que la información no debe hacer mella en el optimismo si éste se basa en la objetividad y en las propias creencias, aunque reconozco que es muy difícil.
      Muchas gracias por intervenir Pepe.

      Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.