Archivo de la categoría: Uncategorized

Placa

Con la palabra «placa» podemos entender casi cualquier cosa y de lo más diversas:
La de «me duele el pecho y me ha hecho el médico una placas«, o la entrañable oída por la radio en los programas de discos dedicados a media tarde, «buenas tardes, soy Encarna (casi la de Móstoles) si tuvieran una placa de Antonio Machín, esa que habla de gardenias y me gusta mucho, me gustaría dedicarla a mi sobrino que está en Melilla haciendo la mili, a mi hermana Clotilde, si no tuvieran esa placa, una de Juanito Valderrama, cualquiera, muchas gracias y que Dios os bendiga«. Seguir leyendo

Aburrimiento

Pues no se si comenzar esta entrada desperezándome para vadear ese aburrimiento, o por los comentarios a la inicial que yo llamo «foto de familia». Ahí va:

Las caras aparentemente son de aburrimiento, pero no. Son de sueño e incomodidad. Sitio: Calle Arco del Teatro en Barcelona; temporalidad: siete de la mañana del once de marzo de 1964. Seguir leyendo

Eructos festeros

Otra vez un fin de año, fiestas y bicarbonato. Para no ser repetitivo, si se quiere, ocioso lector, véanse las entradas en este magno blog correspondientes a diciembre de años atrás, poco puedo añadir sobre mi opinión de «Fiestas entrañables».

Y antes de comenzar con la estructura habitual de mis entradas, voy a aclarar el título de la presente: no sé porqué cuando se refiere uno a eructos, parece que es a algo escatológico o de mala educación; nada más lejano, es saludable y, según que civilizaciones es hasta obligado hacerlo como muestra de cortesía si se es invitado. Seguir leyendo

Perjuro

Se dice perjuro del que jura en falso o del que falta a un juramento, y si nos lo aplicamos a nosotros mismos, va a resultar que no pocos lo somos.
Viene a cuento porque en estos días de maremágnum de leyes y aplicaciones, se las están saltando muchos de los que las juraron, y me atrevería a decir que ya está bien con la benevolencia de decir la palabra «incumplimiento» , sencillamente, perjurio. Seguir leyendo

Turulato

Si, turulato me he quedado, y sigo, con todo lo acontecido en estos días. Véase la imagen adjunta que lo corrobora:

No es que haya rejuvenecido, imposible, pero ya apuntaba maneras premonitorias evidentemente. No es para menos.
A mis queridos seguidores, y sin embargo amigos en este blog, les informo que la primera revisión de lo del ojo fue bastante bien. Seguir leyendo