Neurobulos

Ya se que he estado más de un mes sin continuar con la «tabarra» anterior, pero entre que las cosas se han atropellado y que cuando podía no se me apetecía por no andar muy bien de humor…pues hasta hoy.
Incluso habrá quien haya pensado que me he tomado, como aquel, unos días de reflexión, pues no, además no soy tan crítico con lo de los cinco días de marras, incluso me recuerda la escena de «Amanece que no es poco» en la que el alcalde «necesario» (Rafael Alonso) cruza palabras con los «contingentes» mientras estaba aparentemente ahorcado. La película sigue teniendo una enorme actualidad.

Pues esa imagen aclara en buena parte lo de «Neurobulos»: mi amigo Joaquín León (el de la corbata extravagante) y yo. Lo digo porque considero, ahora que están efervescentes, uno de los bulos más gordos el que sufrimos cínicamente con las autorías del atentado del 11M (Estación de Atocha). Poco antes del mediodía estábamos Joaquín y yo con la lógica consternación viendo la tele, y al salir un ministro con cara infantililla asegurando la responsabilidad de ETA (bulo requetegordo que se ha intentado perpetuar y aún colea), le comenté «no me huele a ETA, me huele más a algo islámico«. Se lo razoné razonablemente al razonable Joaquín y me lo admitió. El tiempo (¡¡¡Oh, cruel Cronos!!!) corroboró el bulo.
Joaquín y yo seguimos amigos desde hace muuuuchos años, y es el encargado de mi intendencia entre las 12’00 y 12’30. Que sigamos.

Lo de neuro en el título viene a cuento de que no quiero pasar de largo en las modas. Ahora a cualquier profesión o concepto se le antepone lo de «neuro», respeto algunos usos por evidentes como el de neurocirujano, pero a este paso vamos a llegar al neuroelectricista, neuroencofrador, neurozapatero…todo empujado además por el afán de hacer las palabras más largas y grandilocuentes, así parece que somos más importantes. A huevo se lo han puesto a algunos a colación de la dolencia de un pié real de la realeza, la neurona de Morton; vaya por Dios, que se alivie.

Pues parece que se integran en la selva de bulos bastantes aficiones entomológicas: han aparecido «hormigas locas», «cucarachas mutantes», «mosquitos tigres» ni te cuento, amen de otros artrópodos como las garrapatas que transmiten la fiebre de Crimea…¡¡Jesús que susto!!.


Entre ese marasmo, menos mal que de vez en cuando alguien dice algo sensato, me refiero al lúcido escritor Luis Mateo Díez manifestando que «El conocimiento es la mejor defensa para evitar ser manipulados». Si, ese Conocimiento (yo lo pongo con mayúsculas) del que los planes de estudios nos han ido alejando, y mira por donde recientemente se hace una impecable defensa en el libro «El anhelo intelectual» del profesor Alberto Royo, libro que recomiendo.
A resultas de la mediocridad o ausencia de ese Conocimiento, como será que hasta el Papa ha tenido que intervenir: como dice el dicho «a todos los tontos se le aparece la Virgen una vez al año, por lo menos»; pues tantas y tan profusas «Covas de Iria», vírgenes sobre un peñasco o un algarrobo están apareciendo que ha tenido que regular el asunto el propio Papa. No se si llegará a estipular que las apariciones los lunes de ocho a diez o pidiendo cita previa los viernes. Pero esto ya, aparte de sintomático cultural, sonaba a pitorreo.

Y como estamos en el mes mariano por excelencia, pues nos hemos distraído, no digo divertido porque da algo de tristeza, con ese obispo de mentirijilla y su adlátere, el cura que hace cócteles , arrastrando tras de si a una monjas de clausura con unos fines no confesables, que si los bombones con mojitos, que si desalojo un convento para irme a otro, que te lo vendo pero no te lo pago, que si el casero es la Iglesia Católica nos vamos a otra iglesia y tururú…entre el obispo o canónigo o lo que sea, que tiene su arte, encaja en la picaresca española de maravilla, y entre el lío inmobiliario (que apunta a eso, pelas y más pelas), a esas monjas que hasta ahora se les conocía como Clarisas, se les va a conocer en adelante como «Oscurisas».

Y mientras siguen las ASESINATOS en Gaza, en el Sudán y en Ucrania (y en el Amazonas y en varios sitios más), pues a entretenernos con el de la motosierra, ojo, «neuromotosierra», que es un buen ejemplo de lo que no debe ser.

¿Véís?, a llegar aquí se me está agotando el buen humor, de forma que paso a fotos del Museo del Suárez:

En efecto, se trata de un ejemplar de yeso, pero muy poco común. Es un cristal aislado sin maclar, ni puntas de flecha ni puntas de nada, dos prismas y pinacoide para los entendidos. El ejemplar procede de Montalbán (Teruel), cedido por mi compañero y amigo Ángel Garrote.

Como tenía algo abandonados los fósiles, ahí va ese. Un precioso ejemplar de Sphaenopteris affinis, resumiendo una planta muy emparentada con los helechos pero del Paleozoico; este ejemplar procede de Edimburgo. En Escocia no es raro encontrarlo.

Y por hoy nada más, a ver que bulos nos acechan, y lo peor es que vienen envueltos en malas formas y groseras.
Besos, abrazos y arrumacos.

24 comentarios en “Neurobulos

  1. Julio

    Muy bueno Luis, como siempre. Deberíamos tomarnos unas cervezas y lo que encarte antes que el «bulo» del cambio climático nos achicharre como decimos en nuestro pueblo. Un abrazo. ✊️

    Responder
  2. Amalia Rodríguez Pareja

    Luis, me encanta tu repaso global a la realidad que estamos viviendo , desde la perversión ( sic ! ) del lenguaje hasta tus reflexiones profundas acerca de la avaricia y la mediocridad intelectual origen de tantos males. Tomo nota de tu recomendación sobre el libro de A.Royo … Si , estamos faltos de Conocimiento y por eso nos amenazan con neuro – motosierras y otras bravuconadas. Para qué hablar de esta » normalización» de la guerra [ más bien guerras ] y de tanta crueldad !!
    Bah ! » … de todas maneras nos vamos a morir !» . Seremos fósiles dentro de poco pero nadie podrá explicarlos tan bien como tú !! Gracias , Luis !

    Responder
  3. Juan de Dios Martin

    Que foto más buena D. Luis,y no lo digo por los santos en segundo plano, si no por los del primero.
    Difiero de su adjetivo corbatero,pues creo,que no es extravagante, es extraordinaria como corresponde a un neurocamarero tan elegante.
    Jajajaja «oscurisas»,las pobres.
    P.D. gracias y hasta la próxima tabarra

    Responder
  4. José Cecilio Cabello Velasco

    Anoche mismo pensé en contactar con usted aunque fuera por WhatsApp, pues ya me preocupaba su prolongado silencio. ¡Menos mal que hoy ya quedo tranquilo!
    En este tiempo he podido quedar oficialmente dispensado de ser interventor en una mesa electoral. No tengo el ánimo para contar votos, pues NO me gusta la fruta.
    Abrazo

    Responder
    1. Luis Castellon Serrano Autor

      Gracias Cecilio por extrañarme. Como decía Antonio, el del bar El Cabezón del Realejo, mientras se baraja no se pierde, y he estado barajando unas semanas. ¡¡¡Estoy vivo!!!(Soc aquí, que dirían otros). Contar votos siempre es muy pesado, pero es bueno hacerlo. He defendido que todo el personal debería pasar por esa experiencia. Una pequeña aportación , otra por tu parte, a la democracia que debemos defender, y tu y to lo hacemos de sobra. Un fuerte abrazo.

      Responder
  5. Maria Teresa Juan Casañas

    Querido Luis, extrañada estaba de no recibir tu blog aunque yo también bastante liada, con poco tiempo para las distracciones. Y por otra parte realmente abrumada con los bulos o neurobulos como los queramos llamar, las guerras y la violencia que se manifiesta en muchas noticias. Tu intervención le pone humor hasta esta historia de las monjitas y el cura coctelero, bien está pues en serio no se puede tomar esa caricatura!!!
    A seguir!!! Un abrazo
    Teresa

    Responder
  6. Benicia

    Me patece muy mal que ironices acerca del termino neuro, yo que me siento orgullosa de padecer una neurosordera… tampoco me parece bien que pongas en duda el feminismo de las monjas clarisas, tan empoderadas ellas, que no dudan en poner a la venta incluso lo que debe ser patrimonio nacional. En fin, tampoco puedo felicitarte por esos fosilrs del museo porqie son muy poco atractivos. Yecquiero mejorado el mes que viene, aunque te envio un abrazo y otro para Carmela

    Responder
    1. Luis Castellon Serrano Autor

      Benicia, me parece que no has captado lo que digo sobre el neuro y sus usos actuales. No entiendo bien si sobre las «empoderadas monjitas» coincides o no, ah!, y fósiles sólo he puesto uno y por cierto, para los amantes de la Naturaleza, interesantísimo desde cualquier punto de vista. La estética no es opcional. El Museo tiene desde elementos bellísimos a otros (¿será feo el moloch?) no tanto, pero lo científico es lo que es. Besos.

      Responder
  7. Paco Moya

    Querido Luis, menos mal que habías perdido el sentido del humor. No me ha podido parecer más divertido tu neuroarticulo.. tocando temas de revisa actualizadas de una manera muy divertida, me ha encantado.
    Como siempre, la iglesia y el dinero presentes. Vamos a ver cómo sale ahora el Papá de su “mariconeo”.
    Feliz día amigo

    Responder
  8. Jose Enrique Moratalla Molina

    Nos castigas con tus silencios , pero después de releerte merece la pena el lapsus temporal mezcla de falta de humor, cambio climatológico y fusion malagueña -granaina en reposo temporal.
    Gracias por provocar una sonrisa en tiempos revueltos
    Abrazos y cuidate.
    Un Neuroamigo

    Responder
  9. Antonio Bustamante Ramírez

    Hola Luis, los jubilados estamos en reflexión permanente y nunca dimitimos. Y a dónde vamos a parar si las monjas se sublevan y el Papa suelta algunas inconveniencias aunque sean off the record.
    A eso le podemos añadir lo del de la motosierra, el juicio de Trump por querer tapar sus vergüenzas y las lindezas que sueltan en el Parlamento. Cómo está el patio.
    Seguimos siempre pendientes de tus anécdotas. Un abrazo

    Responder
    1. Luis Castellon Serrano Autor

      Ojo, querido Antonio, que las anécdotas no son nuestras, lo nuestro es sobre sus interpretaciones, y si son las mías, con guasa y cachondeo, naturalmente. Por cierto, para acompañar a esa reflexión permanente a la que te refieres, estoy ahora con un tocho de Almudena Grandes (casi 1.300 pág.), El corazón helado. Temática de tu línea.
      Gracias mil por comentar. Fuerte abrazo

      Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *